¿Cuáles son los síntomas y los posibles tratamientos de la vista cansada?

A consecuencia del proceso natural de envejecimiento es posible que la vista cansada o presbicia acabe afectando en mayor o menor medida a casi todo el mundo. Se trata de una afección en la que va perdiendo habilidad para enfocar con inmediatez sobre los objetos más próximos. De ser así, quizás sería conveniente acudir a ópticas en Vecindario para consultar nuestro problema.

¿Cómo detectar la presbicia?

Los síntomas más frecuentes de la presbicia suelen aparecer en torno a los 40 años. Se aprecia un deterioro gradual en la capacidad para realizar trabajos de cerca o para leer. Estos son los síntomas más comunes:

  • Necesidad de una iluminación más brillante al hacer trabajos de cerca o para leer.
  • Dolores de cabeza después de hacer estas actividades.
  • Problemas para leer la letra pequeña.
  • Necesidad de sujetar el material de lectura a una cierta distancia para enfocarse bien en él.
  • Dificultades para concentrarse en elementos que están a una distancia próxima.
  • Estrabismo o bizquedad.

Aunque no existe una cura para la vista cansada, sí que hay distintos tratamientos para corregirla. En función del estilo de vida y del grado de afección, se puede optar entre lentes de contacto, lentes correctivas o cirugía.

En cualquier caso, a medida que envejecemos se va perdiendo la capacidad de enfocar objetos cercanos. La reducción gradual de la elasticidad exigida para enfocar el cristalino en elementos próximos continúa hasta los 65 años, que es cuando desaparece la mayor parte de la elasticidad.