El peligro de usar las lentillas más tiempo del recomendado

Si usas lentillas desde hace tiempo, probablemente lo hayas asumido sin poner peros, y si acabas de empezar a usarlas, lo más seguro es que creas que hay buenas razones para ello. Hablamos del tiempo de uso máximo recomendado. Si quieres entender la razón de ser de esta recomendación, o si estás pensando en empezar a usar lentillas, sigue leyendo antes de empezar a buscar ópticas en Vecindario.

¿Qué nos puede ocurrir?

Algunos tipos de lentillas tienen un límite recomendado de un mes para cada par, otras, un día. La cuestión es que estos tiempos se consideran el período durante el cual la lentilla nos puede ofrecer sus propiedades en buenas condiciones. Si decidimos usarlas más tiempo del debido, con toda seguridad nos encontraremos con que se van deteriorando a gran velocidad, pudiendo causarnos molestias y reduciendo su eficacia.

Superar la vida útil de las lentillas se puede manifestar, en primer lugar, en que la lentilla se pueda distorsionar, impidiendo un ajuste adecuado en el ojo y pasando a notarse su presencia, algo sin duda muy incómodo. Esa distorsión, sumada a la mayor fragilidad de una lentilla deteriorada, puede suponer su ruptura. Además, la pérdida de propiedades de la lentilla se manifiesta en el hecho de que, llegado dicho momento, permitirá con menos facilidad el paso de oxígeno: para que nuestro ojo se mantenga sano, necesitamos que el oxígeno le llegue sin trabas. En resumidas cuentas, existen buenas razones para seguir las recomendaciones de nuestra óptica de confianza.