Lente bifocal vs lente progresiva

Cuando surge la necesidad de comprar unas gafas en cualquiera de las ópticas en Vecindario, la primera preocupación que viene a la mente es elegir una montura bonita, pero también es muy importante elegir bien el tipo de lente.

Lente bifocal

El lente bifocal se recomienda comúnmente para aquellos que sufren de la famosa "vista cansada". Esa dificultad para leer el menú o para ver bien las letras del móvil, es algo común con el paso de los años. Esto sucede porque el cristalino encuentra difícil de acomodarse a medida que envejecemos y comienza a trabajar más lentamente. Especialmente cuando se requiere agudeza para diferentes campos de visión, entre los cuales se necesita una rápida alternancia.
En este punto, entra en juego el tipo de lente correctora bifocal, que contribuye a la comodidad de la visión tanto de cerca como de lejos. Tiene dos campos diferentes que están separados por una línea divisoria en una especie de media luna.

Aunque es una tecnología algo antigua, todavía se utiliza porque ofrece una fácil adaptación. Además, se ha mejorado a lo largo de los años para aumentar la comodidad de quienes la usan.

Lentes multifocales o progresivas

Permite una adaptación aún mejor a los usuarios en comparación con la lente correctiva bifocal, ya que la línea divisoria no existe. Esto se debe a que hay múltiples vistas de enfoque con graduaciones progresivas. En otras palabras, no hay una "ruptura repentina" de los ángulos de visión, como ocurre con la lente bifocal. Así, se respetan los movimientos naturales de los ojos, sin perjudicar la vida cotidiana del usuario.

Con un rango de enfoque más amplio, esta lente es adecuada para la visión cercana, lejana e intermedia.