Los beneficios de las lágrimas artificiales

Las lágrimas que se producen de manera natural son clave para poder disfrutar de una buena salud visual, ya que se encargan de hacer que los ojos se encuentren un adecuado nivel de humedad, al mismo tiempo que ayudan a eliminar residuos y otras partículas, y también protegen la superficie ocular. Sin embargo, en ocasiones hay que acudir a ópticos en Maspalomas por problemas de sequedad, quienes habitualmente recomendarán un tratamiento con lágrimas artificiales.

Principales ventajas de las lágrimas artificiales

La función de las lágrimas artificiales es la de limpiar, lubricar e hidratar el ojo, lo que mejora la visibilidad y la sensación ocular. Existen diferentes razones por las que los ópticos en Maspalomas las recomiendan, entre las cuales cabe destacar:

  • Hidratan los ojos: Cuando las lágrimas naturales resultan insuficientes porque se pasan muchas horas al frente de pantallas o de otros dispositivos digitales; o bien si se padece de propensión a la sequedad ocular. Para estos casos estas lágrimas artificiales pueden ser un gran alivio, recuperando sensación de frescos y ayudan a relajar la mirada.

  • Alivio de síntomas de las alergias: Aquellas personas que sufren de alergias sufren a menudo la incomodidad de los picores y la irritación ocular. Gracias a las lágrimas artificiales es posible clamar y mitigar los síntomas de la alergia.

  • Para aquellos que usan lentillas, es muy cómodo poder utilizar este tipo de lágrimas artificiales en cualquier momento en el que necesiten de una hidratación adicional. Además, también contribuyen a poder disfrutar de una mayor higiene ocular.